¿Por qué el coaching deportivo es conveniente para los entrenadores?

El otro día pude asistir a una charla sobre coaching deportivo en el que una serie de -jóvenes- entrenadores explicaban su experiencia durante esta temporada (ya finalizada) con el asesoramiento continuo de un coach deportivo y lo que más destacaron fue:

– Tener clara la perspectiva: el camino a seguir tanto del equipo como personal, de ellos, es la base de unos buenos resultados, sin una misión o valores bien definidos los resultados son más difíciles de conseguir.
– Establecer roles: dejar claro a cada jugador lo que se espera de él y cual es su rol en el equipo, evidentemente a base de trabajo y de circunstancias que puedan surgir durante la temporada (traspasos, lesiones,…) el rol puede variar, pero si el jugador de entrada sabe lo que se espera de él mucho mejor.
– Aprender de los errores: los errores o problemas son la mejor oportunidad para aprender y es cierto, hay que analizar los errores para poder dejarlos atrás, olvidarse de ellos y marcarse nuevos objetivos.
– Ser uno mismo: sobretodo es difícil si tu puesto depende de un superior (en este caso un entrenador principal) pero es fundamental mostrarte contigo mismo y con el resto tal como eres tú, así podrás actuar en consecuencia y con libertad con los demás y, sobretodo, con tu conciencia tranquila.
– Objetivos personales: el grupo es un conjunto de personas y cada una de ellas se ha de tratar de forma diferente, y al tema del rol comentado anteriormente, también hay que fijarles unos objetivos personales (al margen del grupo) para que se sientan útiles para el resto del equipo.

Estos fueron algunos de los puntos que más destacaron los entrenadores, el poder tener un coach deportivo a tu lado te da un plus que otros entrenadores y equipos no tienen y eso se valora mucho, pero está claro que… en gran parte los éxitos y/o fracasos dependerá en gran medida si la pelota ha entrado o no…

Esta entrada fue publicada en coaching. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.