“Las trampas del deseo” de Dan Arielly

Increíble libro en el que Dan Arielly nos demuestra lo irracionales que somos los humanos, pero no sólo eso, sino que además esas irracionalidades o errores los producimos de una forma sistemática que son posibles de predecir, el autor nos explica esta irracionalidad a través de diferentes experimentos:

El efecto señuelo: cuando tenemos tres alternativas de decisión y dos de ellas son muy similares tenderemos a inclinarnos por la mejor de esas dos. Al igual que si en una carta de un restaurante hay un plato muy caro, seguramente no lo escogeremos pero posiblemente sí el que le precede, al igual que un producto con una versión inferior a otro actuará como señuelo para comprar el mejor.
El efecto anclaje: es la primera impresión que tenemos de un producto y que también nos determina comportamientos futuros sobre productos similares (lo que pagamos por algún vino, productos de joyería, …) y si nuestras primeras decisiones no son acertadas nos arriesgamos a seguir teniendo errores en decisiones futuras.
El efecto placebo: nuestra actividad neuronal puede verse afectada por nuestras creencias. Experimentos con medicamentos de diferentes precios, que eran placebos, o con cervezas demuestran que aspectos como el precio, el gusto, la marca, … influyen en nuestras decisiones, que serán diferentes que si realizamos esos mismos experimentos sin prejuicios ni condicionamientos previos.
El efecto precio-cero: este efecto puede llevarnos a la irracionalidad sin que lleguemos a percibirlo, según diferentes experimentos y pruebas reales la diferencia entre dos céntimos y un céntimo es muy pequeña pero la diferencia entre un céntimo y gratis es abismal, el simple efecto de tener la posibilidad de gratis anula en parte el resto de opciones.

Estos son algunos efectos que provocamos los humanos con nuestro comportamiento tan irracional y demuestra la importancia de los sentimientos y las emociones a la hora de tomar decisiones, ya se dice que decidimos emocionalmente y justificamos racionalmente, Dan Arielly lo demuestra en este más que recomendable libro.

Esta entrada fue publicada en Dan Arielly, libros. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.