5 fáciles consejos para no ser esclavo del mail


Muchos de nosotros estamos constantemente pendiente de nuestro e-mail, mucho más de lo que tendría que ser, esto nos hacer ser poco eficientes a la hora de trabajar, de todas maneras, esto tiene solución y aplicando 5 sencillos trucos nuestra eficiencia mejorará considerablemente:

Franjas horarias: establecer horarios para el chekeo del mail, fuera de esas horas no lo veremos, así tendremos claro cuando podemos verlo y cuando estaremos realizando otras tareas nos olvidaremos de él.
Importante vs urgente: recibir un mail no significa contestar o ponerse a realizar la tarea al momento, hemos de tener claro nuestros principios y nuestros objetivos a la hora de realizar las tareas y diferenciar entre lo realmente importante y lo que puede esperar.
Tiempo de trabajo vs tiempo libre: es preferible no enviar mails de trabajo fuera del horario habitual de faena, no sólo porque nos beneficia a nosotros sino también para la persona que lo recibe, hemos de delimitar un tiempo para el envio de mails.
Tareas, de una en una: primero una y luego otra, de una en una las tareas que tengamos que realizar, si queremos hacer más de una a la vez nuestra eficacia y rendimiento desciendo considerablemente.
Paciencia!!!!: que nosotros tengamos la -mala- costumbre de chekear el mail constantemente (cosa que ya no haremos a partir de ahora ;)) no implica que nuestro interlocutor también lo haga, hemos de esperar un tiempo prudencial para esperar una respuesta, no tiene porque se inmediata.

Estos son algunos -fáciles- consejos que se pueden aplicar para no ser esclavo de nuestro correo electrónico, evidentemente también se pueden aplicar a dispositivos móviles como la blackberry, son herramientas que nos tienen que facilitar nuestro trabajo, no al contrario 😉

Esta entrada fue publicada en mail, planificación. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.