Acostumbrarse a salir del sofá (zona de confort)


Todos nos acostumbramos a hacer siempre –o casi siempre- lo mismo, nos habituamos a los hábitos y rutinas y nos cuesta mucho salir de la zona de confort, esta zona se define como aquella en la que nos encontramos cómodos en la que no nos encontramos con dificultades ni incomodidades. De todas maneras si queremos crecer como personas hemos de estar dispuestos a levantarnos del sofá o salir de esa zona de confort.

Estar cómodos constituye una de las prioridades en nuestra vida pero esto es lo que no te deja crecer, para crecer como persona has de expandir o ampliar esta zona de comodidad porque si no nos “atontaremos” y nunca progresaremos. Dar este paso no es fácil más que nada porque fuera de esa zona, son todo incomodidades, dificultades, …, pero… ¿Cuándo ha sido fácil probar una cosa por primera vez? Seguramente nunca y con el tiempo lo hemos llegado a dominar, pues en eso tenemos que pensar para salir de esa zona de confort, al principio nos costará pero luego veremos cómo no era para tanto.

Salir de esa zona es básico para cualquier persona, no sólo para crecer profesionalmente, sino también en la parcela personal, tener la sensación de que en tu vida no pasa nada, que está totalmente controlado, que estás cómodo es el primer síntoma de que algo ir mal, no te tumbes en el sofá a ver pasar el tiempo, levántate y consigue nuevas metas, crecerás tú y todos los de tu alrededor.

Esta entrada fue publicada en coaching, zona de confort. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Acostumbrarse a salir del sofá (zona de confort)

  1. Iván dijo:

    siempre cuesta empezar pero los pequeños retos siempre te motivan a ir saliendo poco a poco 😉

  2. Maria dijo:

    Yo lo estoy intentando y con pequeños gestos, enseguida recibes recompensa. Es muy acción-reacción. Pero qué bien se está en la zona confort 🙂
    Hay que marcarse unas metas diarias así es más fácil ir cumpliendo, un saludo Iván!