Características del socio perfecto


Muchas veces se ha hablado de cuál es el número ideal para emprender un proyecto, siempre se ha dicho que ha de ser impar y menor a 3, de todas maneras a veces esto resulta imposible y te asocias, ya sea porque la idea es de más de una persona, por afinidad, por interés, o por otras razones, pero siempre que tengamos un proyecto con unos socios, las características ideales que deberían tener serían:

Compartir valores: sobre el proyecto en concreto, sobre su forma de vida, sobre sus ideales, …, son importantes que se compartan para que todos vayan en la misma dirección y con los mismos ideales, hará al grupo mucho más potente y compacto.
Complementarse: es importante que se complementen, que el punto fuerte de uno sea el débil del otro y al revés
Mismo ritmo de trabajo: más importante de lo que parece, ha de parecer o, mejor todavía, que sea de verdad el mismo esfuerzo, ganas y ritmo de trabajo a la hora de realizar las respectivas tareas, el ritmo diferente de trabajo es una de las principales causas de la desmotivación.
Misma motivación: el proyecto común, compartir el objetivo, las motivaciones, las ganas de emprender, de tirar adelante el proyecto han de ser similares, si es uno siempre el que tira del carro acabará por cansarse y desmotivarse.

Siempre habrá momentos en los que se deseará abandonar o momentos en los que no se ve esa luz al final del túnel pero para eso está ese socio perfecto a tu lado para motivarte y hacer tirar ese proyecto que era tan ilusionante adelante, evidentemente también pasará al revés, pero para que los momentos difíciles sean los menos ahora tenemos algunas claves para elegir a ese socio perfecto 😉

Esta entrada fue publicada en creación empresas, socio perfecto. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.