Crónica de un día diferente con nieve por todas partes


En días como el de ayer merecía la pena estar en casa, trabajando evidentemente, pero disfrutando también de la nieve, algo que no se puede disfrutar todos los días tan cerca de la costa, una postal digna de recordar, fue una jornada histórica.

Ya lo avisaban que vendría un temporal que podría dejar nieve en la costa pero lo que por la mañana era lluvia dejo paso a una tímida nieve a media mañana que se iba intensificando con el paso del tiempo y que, a mediodía, ya empezaba a cuajar en los coches y en la zona ajardinada de la piscina, y por la tarde el caos se apoderó de la zona, coches atravesados, calles llenas de nieve, gente poniendo cadenas y nevando copiosamente, sin parar, lo nuestro nos costó entrar el coche en el parking, algo histórico y que, seguramente, tardaremos muchos años en volver a ver.

Lo mejor en días como en el de ayer es contemplar la nieve desde casa, calentito, pero los miles de personas que necesitan el coche o el tren para sus desplazamientos seguro que ayer por la tarde la nieve no les pareció tan bonita, de todas maneras estampas como la de la foto son para recordar.

Esta entrada fue publicada en 2010, nevada histórica. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.