Decathlon pincha en 2018 y hace autocrítica

Decathlon hace autocrítica tras un año de retroceso en su negocio español. La cadena de ropa y artículos deportivos registró unas ventas netas de 1.569 millones de euros en el ejercicio 2018, un retroceso del 3,3% respecto al mismo periodo del año anterior (1.624 millones). Esto repercutió en su beneficio, que retrocedió hasta los 96,6 millones, un 19% menos que en 2017.

La compañía, que cerró el pasado ejercicio con 170 tiendas en nuestro país, retrocede en España por segunda vez desde que aterrizara en 1992. Hace 6 años, en 2012, en plena crisis, ya sufrió un retroceso del 2,4%.

El director general de la compañía en España, Javier López, ha reconocido al periódico Cinco Días que «no son los resultados que nos hubiesen gustado», y ha reconocido «errores» en algunas de las iniciativas que Decathlon emprendió durante el año. Por ejemplo, la presentación de las diferentes líneas de productos en sus tiendas físicas, «más compleja que antes y que ha hecho más difícil encontrar los artículos que buscaban los clientes». Eso se tradujo en un tíquet medio más bajo, y también en un abandono por parte de esos clientes que no hallaban aquello que iban a comprar. «La tienda supone el 93% de la facturación, así que es el algo que tenemos que cuidar. Ya hemos cambiado la disposición de las secciones para que sea más fácil e intuitiva», ha apuntado López.

Enlace al artículo completo en Tradesport.

Esta entrada fue publicada en comercio electrónico. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.