Deportes de raqueta: A la caza y captura de nuevos mercados

deportes_de_raqueta_tenis_padel316042289-300x190No soplaban buenos vientos para el tenis. A primera vista parece incomprensible que, disfrutando del campeón más grande que hemos tenido nunca, la afición esté con él, entregada, pero no le respalde imitándole, jugando. Para muchos es precisamente él, Rafa Nadal, el extraterrestre, quien “espanta” a unos aficionados que han dejado de considerar el tenis como un deporte asequible, al ver su derroche de potencia, fuerza y energía. Muchos de estos deportistas amateurs prefieren hoy el pádel y otros deportes de raqueta por su sencillez y velocidad. El tenis es sinónimo de sacrificio y de fuerza y pocos son los que disponen hoy de ambas cualidades. Ni ellos, ni ellas.

«En estos momentos el pádel es un deporte en crecimiento constante debido a la facilidad de su práctica, que hace que cada vez más aficionados se sumen a practicar este deporte. Aunque el mundo del tenis está perdiendo aficionados, esta situación puede cambiar en cualquier momento con la irrupción de alguna figura del tenis español como en su día fue Nadal y que haga que los jóvenes vuelvan la mirada hacia este deporte», explica José Antonio Galán, jefe de Ventas de Lotto Sport España. Ricky Fernández Brigolle, category manager Racquet Sports de Head Spain, matiza: «El mercado del tenis parece mostrar una ligera recuperación. Tras varios años de caída, el primer semestre de 2017 tuvo un ligero crecimiento, la primera vez que pasa en años. Hay que ser cautos y ver los resultados de todo el 2017 para ver si este crecimiento es puntual o si refleja una tendencia. El mercado del pádel muestra signos de desaceleración; como si estuviera alcanzando la madurez, con crecimientos globales más pequeños que años atrás. Ahora es el momento de que se reorganice el mercado y de que las grandes marcas se hagan con su sitio, desplazando a las pequeñas».

Enlace al artículo completo en Diffusion Sport.

Esta entrada fue publicada en deporte. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario