Efectos de la presión a la hora de competir

Muchos, casi todos, los deportistas se encuentran mejor y rinden más cuando entrenan que cuando están compitiendo, la presión o el nerviosismo tienen mucho que ver y es uno de los principales factores que hacen disminuir el rendimiento en competición, algunos de los síntomas serían:

Fisiológicos: aumento de la sudoración, incremento del ritmo cardíaco, tensión muscular, agarrotamiento en músculos decisivos para la actividad deportiva, …, estos son los efectos más importantes a nivel fisiológico.
Pensamientos negativos: la confianza en uno mismo y los pensamientos positivos sobre que eres capaz de conseguir esos objetivos que te has planteado disminuyen a favor de los pensamientos negativos que se incrementan y que hacen bajar tus posibilidades de éxito.
Menor concentración: uno de los efectos de estar nervioso es tu bajada en el poder de concentración que te hace realizar fallos tontos u errores que no cometerías si no tienes presión.
Precipitación: nos bloqueamos más fácilmente, recurrimos a antiguos hábitos que no son adecuados y esto hace que nos precipitemos a la hora de tomar decisiones en momentos decisivos del juego.

Lo importante es que, una vez identificado, ese estado de nerviosismo o presión saber tratarlo para que cuando se compita no se pierda esos activos que conseguimos con el entreno y para ello hemos de conocer a nuestros jugadores porque lo que sirve para uno puede no servir para otro, la relajación y/o activación será clave para vencer esa presión.

Esta entrada fue publicada en coaching, deporte. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.