El consumidor que viene

La pandemia provocará un sinfín de ‘borrones y cuentas nuevas’ en el seno de la sociedad post-coronavirus. El consumidor no será como era en el ‘viejo mundo’ en el cual todavía vivimos. Cambiaremos hábitos porque las circunstancias serán distintas. Pese a ello, nos quedarán los sentimientos y las emociones, algo que los humanos no hemos variado en esencia desde que poblamos la tierra.

La gran mayoría de gimnasios, tiendas y empresas suministradoras de productos deportivos llevan las tres semanas de confinamiento total preguntándose qué sucederá con el consumo una vez se flexibilice la movilidad de los ciudadanos. Prácticamente, todo el mundo admite que, al igual que el levantamiento del confinamiento será gradual, el consumidor no saldrá a la calle en masa a comprar. Pese a la avidez por pisar la calle, los ciudadanos seguirán temerosos del contagio y, muy probablemente, ello les incitará a evitar aquellos establecimientos en los cuales pueda haber, en teoría, gran cantidad de clientes.

Ello lleva a presagiar que, al igual que el comercio online podría experimentar una apertura de ventas hacia más tipos de productos que los estrictamente para uso doméstico, como está sucediendo en pleno confinamiento, también pueda haber mayor propensión a acudir a los establecimientos de proximidad de todo tipo, al objeto de evitar desplazamientos en el transporte público y en detrimento de los espacios como los centros comerciales por ser más proclives, teóricamente, a las aglomeraciones.

Enlace al artículo completo en CMDSport.

Esta entrada fue publicada en compra online, coronavirus. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.