El coronavirus desinfla el balón del patrocinio deportivo

Eventos cancelados. Aplazados en el mejor de los casos. Gradas vacías. Audiencias estancadas. Ventas de merchandising paralizadas durante meses. Conceptos del marketing deportivo como el ticketing, el match day o el hospitality no son más que un bonito recuerdo de tiempos mejores. Han vuelto a arrancar en las últimas semanas algunos torneos, competiciones y ligas oficiales, pero a medio gas y con un aire fantasmal. La pandemia ha sacudido el gran espectáculo del deporte, el escenario que daba visibilidad a las marcas, que buscaban conectar con el público y los aficionados promoviendo su imagen y sus productos gracias al patrocinio, el gran rey Midas del deporte junto a los derechos televisivos.

El coronavirus ha roto esta cadena virtuosa de la comunicación empresarial. Las compañías ahora tienen menor retorno, los fans dejan de acudir en masa a las instalaciones, no compran tantas camisetas como antes, y las competiciones y los clubes se quedan con unos ingresos menguantes.

Enlace al artículo completo en La Vanguardia.

Esta entrada fue publicada en coronavirus, patrocinio. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.