El fracaso no existe, simplemente hay resultados de los cuales podemos aprender

Esta es una de las premisas o presupuestos básicos de la PNL (Programación Neuro Lingüística). Está claro que todos cometemos y cometeremos errores en nuestra vida, ya sea en la faceta profesional o personal, forma parte de nuestro natural de nuestro aprendizaje diario, pero una vez que hayamos cometido el error, es nuestra la decisión de atribuirte que todo te sale mal u optar por aprender de ese error para no volver a cometerlo en el futuro.

La premisa básica ante los errores, es analizar el porqué y una vez analizado, aprender que podemos sacar de positivo para nuestro futuro y olvidarnos de ellos, no tenemos que pensar continuamente en ellos (pasado) sino que mirar al futuro y pensar como lo hacía Thomas Edison (inventor de la bombilla eléctrica) que consiguió dar con el invento después de cientos y cientos de fallos anteriores, pero él veía cada intento como una manera más de aprender cómo no se hacía una bombilla.

Preocuparse por los “fracasos” hace que sigamos concentrados en el pasado y en los problemas. En cambio, cómo decíamos anteriormente, si examinas los resultados obtenidos, aunque no sean los deseados, te será posible centrarte en otras posibilidades y dar un paso adelante. A partir de ahora ya sabéis… el fracaso no existe!!!

Esta entrada fue publicada en PNL. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.