El negocio de los e-Sport gana peso y factura 700 millones de euros en 2017

LaLiga y el FC Barcelona son dos de las últimas entidades que se han sumado a estas competiciones virtuales, con estructuras de negocio parecidas al deporte profesional.

El mercado de los deportes electrónicos (conocidos como e-Sports) está creciendo a pasos de gigante. Prueba de ello es que en 2017 se movieron 696 millones de euros, un 41% más que el año anterior, y para este 2018 se espera superar los 900 millones de euros. No solo eso, en pocas horas han coincidido dos anuncios en España: que LaLiga entra en este negocio creando una competición electrónica y que el FC Barcelona se sube al carro de los deportes virtuales y participará en una liga de Pro Evolution Soccer (PES2018) promovida por la empresa de su jugador Gerard Piqué, efootball.pro.

En una sesión en el Colegio de Economistas de Barcelona, Sergi Mesonero, director de la Liga de Videojuegos Profesional y director de la Cátedra Internacional de e-Sport de la Universidad Católica San Antonio de Murcia, explica que “los e-Sport no son videojuegos de deportes, sino competiciones de juegos electrónicos con capacidad para monetizar la audiencia que generan”. De hecho, “mientras que la industria de los videojuegos generaron 106.000 millones de euros en todo el mundo, los e-Sport de momento solo rozan los 700 millones de euros, y mientras que en los videojuegos hay unos 2.000 millones de jugadores, en los e-Sports son unos 200 millones”, añade Mesonero.

Enlace al artículo completo en Expansión.

Esta entrada fue publicada en e-sports. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.