El negocio detrás del running: las principales carreras de España generan 12 millones al año

El boom del running sacó a la gente a la calle y las carreras populares lo han llevado al siguiente nivel. La afición por correr no ha dejado de crecer a lo largo de la última década y las gestoras de carreras han sabido capitalizar este auge para consolidar sus competiciones. No en vano, en España una de cada cuatro personas que hacen deporte asegura que salen a correr, según la Encuesta de hábitos deportivos del 2020. Y eso exige zapatillas, ropa y, en última instancia, la compra de dorsales. Ahí está el negocio.

Ya sea un maratón, una media maratón o un 10K, la organización de estos eventos requiere de una inversión de varios miles de euros que no ha hecho más que crecer a la vez que lo hacía la participación. En España, los principales actores de este negocio prevén unos ingresos agregados de 11,6 millones de euros en las principales grandes carreras del país. Marcas como Asics, tradicionalmente enfocadas casi exclusivamente a este deporte, han llegado a facturar más de 60 millones en un año en el país.

La joya de la corona del sector de las carreras populares está en el Levante. Considerado como uno de los diez maratones más importantes del mundo por parte de la federación internacional (World Athletics), el Maratón de Valencia crece a un ritmo del 15% anual, con unas previsiones de ingresos que alcanzan los 5 millones para este 2022 y una cifra récord de participación, con más de 30.000 corredores.

Enlace al artículo completo en 2Playbook.

Esta entrada fue publicada en Deporte y economía, eventos, running. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.