El origen de una leyenda. Los All Blacks

Hay momentos que marcan la historia. Y errores tipográficos (o mitos sobre ellos) que crean nombres mejores que los de cualquier campaña de publicidad. En 1905 la selección de rugby de Nueva Zelanda emprendió un largo viaje en barco hacia las islas británicas para disputar varios partidos. Casi un par de meses después se percataron de que habían llegado a Inglaterra cuando desde la cubierta del barco saludaron a las personas que estaban en el puerto y no obtuvieron respuesta.

El apodo de All Blacks (todos de negro) pudo surgir bien como referencia al uniforme, bien como celebración de que todos regresaran de la gira (all back, todos de vuelta) o fruto de un error de transcripción de un periodista que, ante una referencia al juego del equipo (all backs, todos jugadores de tres cuartos) decidió que allí faltaba una letra y creó sin querer una de las marcas más potentes del deporte.

Enlace al artículo completo en El País.

Esta entrada fue publicada en deporte. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.