El talento deportivo, valor añadido para la empresa

Liderazgo, compromiso y trabajo en equipo son cualidades inherentes a la alta competición muy demandadas en el mundo laboral. Valores que convierten al exdeportista en el candidato idóneo.

«Si pudieras elegir, ¿dónde te gustaría trabajar?» Ésa es una de las preguntas a las que suele enfrentarse un candidato en una entrevista de trabajo y una cuestión que también deben resolver los deportistas cuando finalizan su etapa en la alta competición. Aunque atesoran vivencias y capacidades al alcance de unos pocos, su transición al mundo empresarial es compleja. En muchos casos porque su formación es más limitada, y en casi todos, porque apenas tienen experiencia laboral. Dos hándicaps que compensan con unas aptitudes muy apreciadas en el ámbito corporativo. Liderazgo, compromiso, trabajo en equipo o resiliencia son cualidades inherentes a la alta competición que las compañías demandan en su búsqueda del candidato idóneo.

Por eso, en los sectores público y privado surgen nuevos proyectos para facilitar su adaptación, ya sea mediante becas y bolsas de trabajo, como hacen el Comité Olímpico Español (COE) y Sanitas, o con programas de formación, como el Working Athletes del Center for Sports and Business Management (CSBM). Iniciativas, todas, que buscan captar un talento muy especial y de gran valor para el mundo de los negocios.

Enlace al artículo completo en Expansión.

Esta entrada fue publicada en Deporte y economía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario