Fútbol: un modelo de negocio en plena transformación

“Una marca publicitaria en los uniformes de los jugadores de fútbol, en principio, puede causar extrañeza, hasta perplejidad en el aficionado, pues es algo desconocido para él, pero al final será acogida en la mayoría de los casos con simpatía”. Corría 1982 y los principales equipos de fútbol empezaban a comercializar el patrocinio principal de la camiseta, y así es como el Real Madrid intentaba justificar ante los socios su acuerdo con Zanussi. Ahora bien, es un argumento que hace 36 años servía para un fin y hoy valdría para tantos otros: jugar un partido oficial en Estados Unidos, comprar y vender jugadores en busca de la plusvalía… Es una reflexión que exige toda transformación de cualquier modelo de negocio, como la que experimenta estos días LaLiga para no quedar rezagada en una industria, la del deporte, que cada vez converge más con la del entretenimiento.

Igual que hace ya más de 35 años, el principal motivo para abrazar los cambios es mantener la relevancia dentro de un sector en el que ya no sólo se compite entre los equipos. LaLiga, con una facturación agregada superior a los 4.000 millones de euros, ha asumido que su viabilidad como torneo pasa por poder rivalizar en salarios con una Premier League que factura un 25% más, pero también por reconvertirse en un producto de ocio capaz de competir con el resto de propuestas, sea el cine, el teatro o cualquier otra actividad que ocupe el tiempo libre de los consumidores.

Enlace al artículo completo en Palco23.

Esta entrada fue publicada en futbol, Palco 23. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.