Fútbol y negocio: 2.450 millones por la reinvención del director deportivo

Informes, vídeos, aviones, partidos en directo, pero también en diferido, salas de espera, más informes y, como no, la paciencia para negociar con todo tipo de personas: agentes profesionales, padres, madres, hermanos… La vida del director deportivo jamás ha sido sencilla, y lo es menos desde que el control económico se ha convertido en una pieza clave del engranaje de cualquier club y desde que la idea de juego es vital para dar con la tecla de la competitividad. Un puesto de trabajo que se ha sofisticado hasta niveles antes impensables y que hoy busca romper con el mito que creó en su día el expresidente del Barça Josep Lluís Núñez: “Fichar a un jugador por 2.000 millones de pesetas lo sabe hacer la portera de mi casa”.

Hoy, esos 2.000 millones de pesetas,que equivaldrían a unos doce millones de euros, apenas darían para fichar a una figura del fútbol europeo, ni probablemente para poder adquirir a tres o cuatro jugadores para confeccionar un equipo que aspire a competir en Europa. En un deporte cuya estructuración como negocio ha ido a más en los últimos años, la inversión en plantilla también ha ido creciendo a pasos agigantados. No en vano, más del 70% de la facturación de los clubes se destina al pago de nóminas y traspasos, razón de peso por la que se ha subido el listón para quienes aspiran a gestionar un presupuesto que sólo en LaLiga ascendió a 2.455 millones de euros en 2017-2018.“Los salarios de los jugadores han aumentado considerablemente, y eso hace que los presupuestos que deben administrar sean mucho mayores; por ello deben ser responsables y estar preparados a nivel cultural y formativo”, incide Patricia Rodríguez, actual directora general del Elche CF y que antes pasó por la SD Eibar.

Enlace al artículo completo en Palco23.

Esta entrada fue publicada en futbol. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.