Gestión del estrés (I). El eustrés y distrés

Bastante a menudo relacionamos la palabra estrés como algo negativo, pero no siempre tiene porque ser así, ya que podemos diferenciar entre el estrés malo, llamado distrés y el estrés positivo para todos nosotros, denominado eustrés.

Está comprobado que todos nosotros necesitamos cierta cantidad de estrés para conseguir un rendimiento adecuado, con un nivel adecuado de estrés tenemos más motivación para trabajar y podemos ser más creativos, incrementando nuestros recursos para realizar nuestro trabajo incrementando así nuestra productividad, si no tuviésemos ese nivel de estrés nos sentiríamos aburridos, apáticos y relajados ante nuestras tareas diarias, a ese nivel óptimo de estrés es el denominado eustrés o estrés positivo.

Cuando ese nivel óptimo empieza a incrementarse y llega a altos niveles, pasamos de la motivación a la tensión, ansiedad, bloqueo de nuestras reacciones y ese estrés se convierte en maligno, el distrés y florecen sus efectos físicos (cansancio,  …) y los psicológicos (tensiones, depresión, …) cuando tenemos estos efectos hemos de luchar contra ese estrés maligno para poder volver a una situación de leve estrés precisa para que funcionemos adecuadamente en nuestro día a día.

Esta entrada fue publicada en estrés. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.