Gestión del estrés (y II). Cómo prevenir y combatir el estrés

La mejor forma para evitar el mal estrés es prevenirlo, cuando tenemos los síntomas descritos en el post anterior hemos de detectar que es el que lo provoca y cambiar nuestra actitud para poder hacer frente a ese estrés, algunas de las mejores recomendaciones para combatir el estrés serían:

Cambiar de actitud: ante las situaciones que nos provocan estrés hemos de cambiar nuestra actitud para poder enfrentarnos a ellas, actuando como siempre lo hacemos no resolveremos el problema, hemos de cambiar nuestro “chip” en el cerebro para salir de esas situaciones que nos angustian.

Mejor planificación: el trabajo es una de las causas que más nos provoca estrés, una buena planificación de la jornada laboral, horarios adecuados, no dejar tareas a medias, tener una agenda con las tareas delimitadas en el tiempo, …, nos ayudarán a mejorar nuestra calidad de trabajo.

Dedicarte tiempo a ti mismo: tú eres lo más importante, dedicarte un poco de tiempo a nosotros mismos ha de ser una obligación en nuestro día a día, tiempo de relajación, de ocio, de lectura agradable, de descanso, de deporte, …, hemos de tener un tiempo para nosotros.

No ser tan autoexigentes: todos somos personas y todos nos podemos equivocar alguna vez, de hecho fallaremos alguna vez y no ha de pasar nada, ha de ser algo “habitual”, no nos podemos auto exigir ser perfectos porque eso es imposible. Los errores son los primeros pasos para aprender todavía más.

Si ponemos en marcha alguna, o todas, las recomendaciones anteriores tendremos menos posibilidades de sufrir esta enfermedad del siglo XXI, está en nuestras manos que nos afecte más o menos ese estrés negativo pero lo bueno es que, en gran parte también está en nuestras manos salir de ella.

Esta entrada fue publicada en estrés. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.