Grandvalira aparca su escisión y suma la estación de esquí Ordino Arcalís

Grandvalira continuará existiendo como tal. Los propietarios de los terrenos que forman la mayor estación de esquí del sur de Europa han llegado un acuerdo para mantener la explotación conjunta de las instalaciones al menos durante doce años más, después de que hace un año se planteara su división. Por el contrario, ahora incluso ganarán tamaño con la incorporación del complejo de Ordino Arcalís.

En las negociaciones ha sido determinante la implicación de las autoridades andorranas, que veían un riesgo de descenso de la actividad turística si desaparecía la histórica marca. Y la decisión parecía tomada hace solo un año, cuando se acordó disolver la alianza creada en 2003 entre la familia Viladomat, dueña de los sectores de Pas de la Casa-Grau Roig, y el Comú del Canillo y Credit Andorrà, propietarios de Soldeu-el Tarter.

Ahora, con la ampliación de los dominios, se elevará la oferta a 240 kilómetros de pistas esquiables y se buscarán sinergias en el ámbito de la formación. A partir de la temporada 2018-2019, las escuelas de esquí de Pas de la Casa-Grau Roig, Soldeu-El Tarter y Ordino Arcalís “podrán impartir clases en cualquiera de los tres dominios esquiables, sin ninguna compensación económica en favor de ninguna de las estaciones”.

Esta entrada fue publicada en esqui, Grandvalira. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.