Hay momentos en los que hay que parar para poder avanzar más

A todos nos ha pasado que estamos trabajando en un proyecto y llega un punto en el que no podemos seguir avanzando, que nos quedamos encallados en un tema y llega nuestra desesperación o pensamientos de que no se tendría que hacer así, también nos puede pasar en nuestra vida privada cuando estamos buscando alguna cosa y llega un momento en el que ves que será casi imposible, pero llegados a ese punto lo mejor es parar y analizar la situación.

Si paramos en ese momento, podemos ver porque hemos llegado a esa situación, podemos analizar otras salidas o soluciones, que hemos hecho hasta ese momento, qué podemos mejorar, cómo podemos seguir avanzando, pedir opinión a gente de afuera que puede y. seguramente, tendrá una visión diferente y mucho más objetiva que la tuya sobre ese “problema”, actuando de esta manera estaremos invirtiendo un tiempo que en el futuro nos hará avanzar mucho más deprisa.

Muchas veces no lo ponemos en práctica y seguimos intentando lo mismo una vez encallados, hemos de ser conscientes que, a veces, es necesario dar un paso atrás o pensar las futuras acciones para luego avanzar más rápidamente, invirtamos más tiempo en reflexionar y planificar y avanzaremos más deprisa en el futuro ;).

Esta entrada fue publicada en Está todo por hacer. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.