La disparidad de números en la liga BBVA

ligabbvaHace un par de semanas que ha comenzado otra apasionante Liga BBVA de fútbol en la que seguramente volveremos a vivir, partidos del siglo, enfrentamientos de leyendas, los derbis más interesantes de los últimos años, …, todo ello seguramente a diferentes y, muchos de ellos intempestivos, horarios semanales y con partidos durante casi todos los días de la semana y con más tiempo de dedicación en los espacios deportivos de los informativos que las noticias propiamente dichas… en definitiva nos esperan unos meses en los que tendremos a diario noticias relacionadas con La Liga.

Dejando al margen la competición estrictamente deportiva en donde, por nivel de presupuestos y diferencia con el resto de Clubs, sólo puede ser del R. Madrid o FC Barcelona. Nos gustaría centrarnos, una vez finalizado el plazo para los nuevos fichajes a principios de esta semana y aprovechando que esta semana no hay partidos, en diferentes cifras relacionadas con el mundo del fútbol en general, los 91M o 100M o la cifra final que resulte finalmente el fichaje de Gareth Bale por el R.Madrid pone de manifiesto la gran burbuja futbolística en la que estamos inmersos, evidentemente el Club no posee esta cantidad de dinero en sus arcas, además tiene una elevada deuda con Hacienda (o sea con todos nosotros) pero a pesar de eso obtiene un préstamo (algo bastante difícil para cualquier pequeña empresa o particular de obtener) o avales para poder realizar ese costoso fichaje y el futuro desembolso que ello implica. De todas maneras, a pesar de estos números o el traspaso de Neymar Jr. al Barça, la gran mayoría de equipos, con importantes deudas con Hacienda, han reducido sus cantidades destinadas a reforzar sus plantillas, incluso alguno de ellos han ingresado más por traspasos que dinero destinado a nuevos fichajes, destinando parte de ese beneficio a cancelar, en la medida de lo posible, sus deudas con la Seguridad Social.

Hace ya años que el mundo del fútbol vive en una realidad paralela a la de todos los aficionados o gente corriente de la calle que tiene dificultades para su día a día y parece que esta situación no cambiará en el corto plazo, una lástima porque el deporte está dejando paso más a los intereses, beneficios y visión de mercado y eso pasará factura en el futuro.

Esta entrada fue publicada en futbol. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.