La industria del deporte cifra en unos 100.000 empleados los afectados por EREs temporales

El Covid-19 ha provocado la mayor emergencia sanitaria en siglos y va camino de generar una crisis económica de dimensiones imprevisibles. Todo dependerá del tiempo que dure esta situación, afirman los expertos, pero si de algo no hay duda ya es del duro golpe que supone para el empleo la parálisis provocada por la pandemia. En la industria del deporte las más afectadas son las instalaciones deportivas, principales generadores de empleo en este sector, y la previsión de los sindicatos es que más de 100.000 personas se vean afectadas por esta situación, entre gimnasios, retailers y clubes deportivos. Desde Decathlon a Forus, pasando por la UD Las Palmas.

“Las consecuencias van a ser devastadoras; los centros deportivos en España suponen, entre empleos directos e indirectos, más de 214.000 puestos de trabajo”, explica a Palco23 el gerente de la patronal de instalaciones deportivas, Alberto García. Y todos ellos han tenido que bajar la persiana de forma obligatoria, al igual que los grupos de distribución y los clubes de alta competición o sociales, como los náuticos, de golf o tenis, que no disponen de tanto músculo financiero para mantener a toda la plantilla en el actual contexto.

Todavía no hay una cifra exacta de a cuántos empleados afectarán los expedientes de regulación temporal de empleo (Erte), pero desde la patronal afirman que, de manera unánime, las gestoras de instalaciones han iniciado los trámites porque es la única manera de garantizar su viabilidad. Según los datos facilitados por las cadenas de fitness, los Ertes que ya han sido presentados afectan a más de 7.000 personas, pero la cifra será mayor ya que entre las treinta empresas del sector que más empleados tienen suman 18.300 puestos de trabajo.

Enlace al artículo completo en Palco23.

Esta entrada fue publicada en coronavirus, deporte, Deporte y economía. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.