Los deportes de equipo en España gozan de buena salud

Los deportes de equipo en España gozan de buena salud. Así se desprende de los datos recogidos en el Anuario de Estadísticas Deportivas 2017, del ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Estas cifras oficiales nos descubren que en los últimos cinco años, el fútbol ha perdido algo de atractivo, retrocediendo de un 8% de personas que semanalmente lo practicaban, a un 7,2%. También el baloncesto experimenta cierto retroceso, pasando de ese 2,2% de personas que lo disfrutaba semanalmente en 2010, al 1,9% de 2015. La buena noticia es que se incrementa paulatina pero constantemente el número de mujeres que practica estas disciplinas, del 0,9% al 1%, en ambos casos.

Frente a los descensos masculinos en dos categorías reinas, deportes como el balonmano o el rugby ganan presencia en el panorama nacional. Así, la práctica del balonmano ha experimentado un crecimiento de dos décimas en los cinco últimos años medidos por el Ministerio; y el rugby ha crecido una décima: pasando de un 0,3% (2010) a un 0,4% (2015). También la presencia de la mujer en rugby aumenta una décima en este lustro, pero en donde encontramos un crecimiento más espectacular es en balonmano: en la actualidad juegan semanalmente un 1,1% de mujeres cuando hace cinco años solo lo practicaban un 0,3%.

Los datos de consumo que maneja el Ministerio dejan clara la pasión por los deportes de balón en España. Así, la encuesta que habla de equipamientos deportivos pone de relieve que un 51,3% de la población tiene balones de fútbol en su casa y un 27% de baloncesto. También los datos de deporte federado nos explican que hoy hay más deportistas nacionales, con un incremento interanual del 2,3%. Quienes optan por federarse son, en una abrumadora mayoría del 78,5%, hombres. Andalucía, Cataluña, la Comunidad Valenciana y la de Madrid concentran más de la mitad de las licencias deportivas: 55 de cada 100.

Enlace al artículo completo en Diffusion Sport.

Esta entrada fue publicada en deporte. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario