Madrid 2020, llega la hora de la reflexión y la crítica constructiva

Han pasado ya unos días desde que el sábado por la noche parece que nos hubiesen despertado de un sueño que todos anhelábamos y que era disfrutar de unos Juegos Olímpicos otra vez en España. Siempre es necesario realizar un análisis de lo que ha sucedido en frio, pasado unos días después del terremoto que supuso la eliminación y encima a las primeras de cambio, algo inesperado por todos. Ahora ha llegado la hora de analizar el porqué y razonar los motivos por la que no ha sido elegida y, siempre desde el punto de vista interno, sin echar balones ni excusas fuera y que no dependen de nosotros, sería un error que no beneficiaría al deporte español en nada, desde nuestro humilde punto de vista algunos de ellos serían:

– Poca credibilidad de la clase política: tenemos una clase política (en general) muy poco preparada, con muchos de ellos encausados en fraudes, comisiones, tratos de favor, irregularidades contables, …, si a todo esto (que no es poco) sumamos la poca o nula influencia internacional que tenemos actualmente y con una imagen y credibilidad que tiene la clase política por los suelos según las diferentes encuestas, quizás sea un gran lastre de la candidatura que parecía que no era importante porque era la mejor candidatura pero que a la hora de las presentaciones quedó en claramente en evidencia.

Contexto económico desfavorable: es una realidad la situación de crisis económica por la que estamos pasando y que tanto daño está produciendo en muchas familias españolas. En situaciones donde hay que escoger muy bien las inversiones y a que se destinan los recursos quizás unos JJOO no sean los más indispensables. En el momento de la presentación de la candidatura no se contaba con este aspecto que tan negativamente nos ha afectado.

– La lacra del dopaje en España: la poca transparencia y contundencia que se ha tenido durante el juicio y todo el proceso de la “Operación Puerto” ha sido la puntilla a la candidatura de Madrid, de poco sirven las buenas palabras si los hechos muestran todo lo contrario. No se ha querido llegar al fondo de verdad en toda esta trama de dopaje para proteger a determinados deportistas y al final se ha girado en contra, esperemos que no vuelva a suceder en el futuro.

– Euforia desmesurada: en los días previos parecía que ya estaba todo hecho, que se tenían los votos necesarios, que era la mejor de las candidaturas que se presentaban, estaba claro que Madrid iba a luchar en la votación final con Japón eliminando a Estambul en la primera de las votaciones y quizás ahí también hubo un pequeño error y fue “menospreciar” a las otras dos ciudades candidatas exhibiendo sólo los puntos positivos sin dar importancia a aspectos como los anteriores que a la postre resultaron ser más decisivos.

Estos no son los únicos puntos que se necesitan analizar en profundidad, no dejaría de banda temas como el de Noós y su repercusión en el mundo de la política-deporte, el relevo en las diferentes cúpulas políticas y del deporte a nivel nacional, con gente profesional y con nuevos proyectos de futuro, la incentivación y dinamización del deporte de base y federativo que, al fin y al cabo, representan el futuro de nuestro deporte, entre otros muchos.

No me gustaría acabar este artículo sin destacar también el gran trabajo e ilusión de mucha de la gente que durante años ha trabajado a la sombra muy duramente para que este sueño se hiciese realidad, es normal la decepción y más para los que han trabajado día sí y día también para que se llevase a cabo pero se ha de tener en cuenta todo ese trabajo para mejorar profesionalmente a todos los que lo han llevado a cabo y es que habrá más oportunidades de presentar nuevas candidaturas y toda experiencia adquirida será positiva en el futuro.

Esta entrada fue publicada en Madrid 2020. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.