Modelo SIER, hemos de escuchar activamente

Muchas veces hemos oído que tenemos una boca y dos orejas, será porque tenemos que escuchar más que hablar, pero escuchar de una forma activa, o sea no esperar a que acabe de hablar nuestro interlocutor para decir lo que pensamos, sino que hemos de escuchar dejando de lado nuestro punto de vista para poder entender lo que nos están diciendo. La escucha activa está compuesta por 4 acciones, se conoce como modelo SIER:

– Sentir: ponernos en la piel del otro y sentir lo que nos dice, dejando de lado nuestro punto de vista o lo que nosotros pensamos, esto no puede interferir para nada en nuestra escucha.

Interpretar: hemos de interpretar lo que nos quiere decir nuestro interlocutor desde un punto de vista objetivo y/o neutral sin que entren en juego nuestros prejuicios.

Evaluar: se ha de evaluar todo lo que se nos está transmitiendo, ver como lo podemos comprender, si se acepta o no para poder dar una respuesta que corresponda con lo que nos dicen.

– Responder: el último paso, toda comunicación es cosa de dos, ambos hablan y responden ya que la comunicación ha de ser bidireccional por lo que tendremos que responder a lo que escuchamos.

La práctica de la escucha activa no servirá sólo para entender mejor a los demás sino también para resolver de una forma más efectiva los posibles conflictos que puedan surgir, para empatizar mejor con las personas, comprender las situaciones y darles la mejor respuesta, quizás si todos nos pusiésemos manos a la obra muchos conflictos o malos entendidos se resolverían sin problemas…

Esta entrada fue publicada en coaching, modelo SIER. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.