Reflexiones (personales) sobre el 1 de octubre

A veces, es necesario realizar un alto en el camino, subir la cabeza y mirar más allá de las preocupaciones y deberes que tenemos en nuestro día a día que, como se dice en muchas ocasiones, “los árboles no nos dejan ver el bosque”, creo que, después de lo que ha pasado el domingo es necesario parar un momento, reflexionar y así poder seguir mirando hacia adelante.

Todos teníamos claro que las votaciones que se iban a realizar el domingo pasado carecían de garantías democráticas, los mismos que lo aprobaron ya lo hicieron saltándose las leyes actuales, por lo tanto fueron ya los primeros en desprestigiar este acto, de todas maneras es totalmente legítimo que la gente quiera participar de este acto como de cualquier otro que se realice y además, como tiene que ser, de forma pacífica.

Lo que no tiene ningún sentido es el uso de la fuerza desproporcionada e indiscriminada por la Guardia Civil y la Policía Nacional (dicen que cumpliendo órdenes judiciales, cuando el auto del juez dejaba bien claro que las consecuencias de las actuaciones no tenían que alterar el orden público). Supongo que toda España ha podido ver las imágenes, digo supongo, porque parece que vivimos en realidades paralelas gracias a los grandes medios de comunicación.

Personas mayores por los suelos, golpes de porra indiscriminados, uso de pelotas de goma (prohibidas), uso de gases lacrimógenos, una cifra elevada de heridos (algunos de gravedad) es el triste balance de la actuación policial en Catalunya para impedir que la gente expresase su opinión en forma de voto que, el Gobierno de Rajoy (con razón) no había dado ninguna validez, por lo que entonces tiene menos sentido todavía la actuación desproporcionada de la policia.

Lo que ha pasado el domingo pasado ha sido muy grave, pero creo que negar TODO lo que realmente sucedió todavía lo es mucho más, pero parece que no pasa nada, se niega todo lo que nosotros vimos por televisión y nos quedamos tan tranquilos, declaraciones de políticos el mismo domingo o ayer lunes, son (para mí) tan graves como lo del domingo (por suerte sin consecuencias físicas).

Ahora entramos en una fase apasionante en la que, por desgracia y espero equivocarme (creo que no por eso), todos los políticos van a seguir pensando y actuando en sus intereses personales y de partido y pensando en el corto plazo. No tengo duda que los independentistas dilapidaran en breve el gran activo del domingo pasado con gente votando (aunque no sea de una forma legal) seguirán incumpliendo leyes e intentando proclamar una república o una Catalunya independiente sin el apoyo de la mayoría de catalanes (algo que todavía a estas alturas no he entendido, que se empiece un proceso tan importante a la espalda de la mayoría de ciudadanos, sólo por mantener la mayoría en el Parlament). Por la otra parte, lo mismo, la incompetencia manifiesta del Sr. Rajoy, será incapaz de reconducir una situación en la que ha sido uno de los grandes pirómanos de la misma. ¿La solución? Yo creo que ni ellos mismos la saben (a no ser que lo hayan hecho mirando las encuestas y escaños del futuro que seguro que así sí que lo han hecho). Yo creo que todos necesitamos proyectos, propuestas y caras nuevas para decidir un futuro esperanzador para TODOS.

Perdonad por la extensión del post, pero necesitaba compartir con todos vosotros las sensaciones producidas después de lo que pasó el domingo pasado, es momento de seguir mirando hacia el futuro, lástima que nos tengamos que llevar a ese futuro a los políticos con sus formas de hacer política, tan incompetentes que tenemos en el presente.

Esta entrada fue publicada en 1 de octubre. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.