Ryder Cup 2012: merecido homenaje a Severiano Ballesteros

(Foto:AFP) Este ha sido un fin de semana diferente para todos los que nos apasiona el golf, no sólo porque se celebraba una edición más de la Ryder Cup sino también porque era la primera después de la desaparición de uno de los mejores jugadores de la historia del golf y estandarte en muchas ocasiones del equipo europeo de la Ryder, ni más ni menos que el gran Seve Ballesteros y los jugadores europeos eran conscientes de ello.

La jornada final, con los encuentros individuales del domingo, pasará a la historia del golf como una remontada casi imposible por parte del equipo europeo y es que esta es una de las grandezas de este mítico torneo, que se juega por equipos, algo muy puntual en un deporte tan individual como es el golf y dirigido por un capitán y sus ayudantes, en esta ocasión el capitán era el donostiarra Txema Olazábal, gran amigo de Seve. Parte de la magia que transmite la Ryder radica precisamente ahí, en ser una competición por equipos donde la cohesión, la compenetración y el espíritu colectivo se encuentra por encima de las individualidades con las que están acostumbrados a competir cada semana estos grandes deportistas además, dirigidos por una persona que tiene que demostrar sus cualidades de liderazgo ante unos golfistas que no están acostumbrados a ser dirigidos y tanto en las facetas de equipo como en las de liderazgo los jugadores europeos tradicionalmente siempre han sido superiores a las individualidades de las grandes figuras americanas.

Otra de las grandezas de esta competición es ver el ambiente que se vive en el campo por parte de los seguidores de ambos equipos, un griterío ensordecedor en cada uno de los golpes y los originales o inverosímiles, que también los hay, disfraces convierten al golf en un deporte “diferente” durante unos días, una imagen que no se repite durante la temporada. Y los golfistas no son ajenos a este gran ambiente, si durante la temporada son comedidos con sus celebraciones, en la Ryder Cup se dejan llevar por sus emociones y las celebraciones a cada golpe ganado y no tienen nada que envidiar a las de otros deportistas en deportes diferentes y si no sólo hace falta ver las celebraciones de Ian Poulter este fin de semana, el gran líder del equipo europeo en esta histórica Ryder Cup.

Durante este fin de semana el golf ha sido noticia en los espacios deportivos de los informativos, algo que no suele ocurrir con frecuencia, sólo en las grandes citas y si los golfistas españoles destacan en ellas. Todavía se asocia el golf a un deporte de élite y dedicado en exclusiva para gente rica y con recursos, de todas maneras la situación actual no es la misma que hace unas décadas donde sí era territorio exclusivo para unos cuantos, pero, poco a poco, está ocurriendo lo mismo que pasó con el tenis y se está popularizando su práctica cada día más. Ahora podemos alquilar el material deportivo necesario e incluso es posible adquirir juegos de palos por un precio asequible en grandes centros comerciales deportivos para comenzar a jugar, además existen cada vez más campos públicos donde el precio no es tan desorbitado como en algunos clubs privados, incluso hay disciplinas similares al golf como puede ser el Pitch&Putt ideales para comenzar a conocer y familiarizarse con este gran deporte. Esperamos ver más el golf en los espacios deportivos y no sólo en ocasiones puntuales como las de este fin de semana.

Este ha sido un fin de semana de gran golf (sobretodo el domingo en los individuales y el viernes y sábado por parte de los jugadores americanos) y es que el gran Severiano Ballesteros no se merecía menos tributo que esta Ryder Cup dirigida por su gran amigo y de eso eran conscientes los jugadores europeos que el domingo dieron el 150% para rendir homenaje a uno de los grandes de este deporte, “esto va por él” dijo un emocionado Txema Olazábal en la celebración del título y es que no era para menos.

Esta entrada fue publicada en golf, Ryder Cup. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.