Somos lo que pensamos por lo tanto…


Muchas veces nos planteamos la posibilidad de cambiar aspectos en nuestra vida, ya sean profesionales, personales, …, pero al final, por unas cosas u otras no nos atrevemos, tendemos a ser conservadores en nuestros pensamientos ya que tenemos miedo a los cambios (aunque sean positivos), pero podemos transformar nuestra realidad y lo podemos hacer a través de:

Cambiar la forma de pensar: para eso es necesario un paso previo y es el de observarse a uno mismo, en lo que piensa, en lo que hace, como habla para poder, desde ahí, empezar a cambiar la forma de pensar, siempre en positivo, así conseguiremos lo que nos propongamos
Cambiar de actitud: si piensas que no puedes conseguir una meta, seguramente no la acabes consiguiendo, hemos de hacer pensar a nuestro subconsciente a cambiar de actitud, de chip y autoimponernos una actitud positiva.
Plantearnos objetivos: para que esa actitud y ese pensamiento positivo se vea reforzado y tengamos motivación para seguir con el proceso nos hemos de plantear unos objetivos, que nos reten pero que sean asumibles y un plan de acción para conseguirlos, así iremos aumentando nuestra confianza en nosotros mismos.

Si hacemos este cambio de pensamiento, que tampoco nos ha de costar demasiado, veremos como poco a poco iremos mejorando, hay que pensar siempre que somos lo que pensamos por lo que si pensamos que siempre seremos pobres seguramente lo seremos, piensa en pequeño y serás pequeño, piensa en grande y serás grande, yo entre las dos opciones tengo claro con cual quedarme, ¿y tú? 😉

Esta entrada fue publicada en actitud positiva. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.