¿Te imaginas un campeonato de pádel en un anfiteatro romano del siglo I a.C.?

La semana que viene comienza una edición más del World Padel Tour en Barcelona, pero la polémica ya está servida, no con la primera prueba del calendario sino con la que se celebrará a principios de mayo en Mérida.

Los organizadores han obtenido el permiso de la Junta de Extremadura para instalar la pista del torneo en uno de las ubicaciones más emblemáticas de la ciudad, ni más ni menos que en el anfiteatro romano, monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las voces en contra de la localización parecen surgir desde todos los ámbitos de la cultura y ya se ha empezado a recoger firmas a través de Change.org en su contra.

Además también se han visto afectados los patrocinadores del circuito (Estrella Damm, Volvo, Adeslas y Philips) ya que estan siendo presionados por campañas en su contra para que, de esta forma, presionen a la organización para cambiar de ubicación la prueba de Mérida. Veremos en que acaba todo este tema, pero es importante reflexionar sobre la imagen y, el retorno que las empresas pueden obtener a la hora de patrocinar ciertos eventos deportivos, tanto a favor como en contra.

Esta entrada fue publicada en eventos, padelamateur, World Padel Tour. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.