Volviendo a coger la rutina

Poco a poco vamos llegando a finales de agosto y muchos ya nos hemos ido incorporando a nuestras actividades profesionales hace unos días y los que faltan lo harán próximamente. Volver a la rutina diaria de trabajo después de unas semanas de desconexión o, al menos, de realizar actividades diferentes a las rutinas previas a las vacaciones, siempre cuesta, a unos más que a otros pero, hoy en día, ante el panorama de crisis que vivimos, volver a trabajar ya ha de ser una buena noticia.

Lo importante durante estos primeros días de reincorporación es tomarse las cosas con calma, hemos de ir poco a poco, poniéndonos objetivos a muy corto plazo y, evidentemente, haciendo todo lo que esté en nuestras manos para que se cumplan. Además también es recomendable dejar algo de tiempo en nuestras agendas diarias para nosotros, es recomendable hacerlo siempre, pero más en estas fechas para que la vuelta no nos resulte tan “traumática”. Hemos de ser conscientes que no podemos tener el mismo ritmo de trabajo en los primeros días después de vacaciones que el que teníamos antes de irnos, por lo que es importante comenzar poco a poco para ir aumentando nuestro ritmo en jornadas posteriores, así evitaremos comenzar a agobiarnos antes de tiempo.

Depende mucho de cada persona, hay personas a las que les cuesta mucho volver otra vez a la actividad rutinaria de cada jornada, en cambio otras en seguida se ponen “manos a la obra” y les cuesta menos, de todas maneras siempre es inevitable esa primera fase de añoranza de las vacaciones que la rutina diaria se encargará que nos olvidemos en las próximas semanas 😉

Esta entrada fue publicada en volvemos, vuelta al trabajo. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.