Vuelco a las capitales del deporte: Nueva York se impone al ‘boom’ olímpico y arrebata la corona a Londres

Seis de las diez principales ciudades deportivas guardan relación con los Juegos Olímpicos (JJOO). Es una muestra más de la influencia y el legado de un evento de calado mundial, dos valores a los que el Comité Olímpico Internacional (COI) se ha vuelto a encomendar este año. Ahí se sitúa Barcelona, que se mantiene como la séptima ciudad más importante en el sector deportivo, y también Madrid, que tras entrar en este selecto club el año pasado, ha caído del octavo al décimo puesto en 2020 pese a las finales de la Copa Davis y la Champions League.

Son las únicas ciudades españolas que figuran entre las cincuenta más importantes del ranking anual elaborado por Burson Cohn & Wolfe (BCW). En él se mide la influencia de las federaciones, la posibilidad de atraer eventos de primer nivel, la penetración del deporte entre los ciudadanos… Este año, incluso, se ha empleado una nueva tecnología para medir la cantidad de veces que se utiliza la palabra deporte asociada a algún distintivo de cada ciudad en las redes sociales y páginas webs, a fin de medir de forma más precisa su notoriedad.

En el caso de Barcelona, se desconoce el impacto que podría tener la candidatura para albergar los Juegos de Invierno de 2030 en los Pirineos, para lo que precisa de una inversión de 1.500 millones de euros. La capital catalana se ha mantenido en el séptimo puesto de forma invariable durante los tres últimos años, a diferencia de Madrid, que en 2019 logró entrar en esta selecta lista tras un importante salto desde el puesto 29 que ocupaba en 2018.

Enlace al artículo completo en Palco23.

Esta entrada fue publicada en Barcelona, deporte. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.